CHILE


Vení a este país, tenés que comenzar como hice por la agitada capital, Santiago de Chile su Centro Histórico, allí encontré la amplia Plaza de la Constitución y el hermoso Palacio de la Moneda de estilo Neoclásico Italiano actual sede del gobierno. Caminé por el muy transitado Paseo Bulnes, solo de uso peatonal, lleno de tiendas, algunos pequeños cafés y siempre con artistas callejeros.

Al tomar la Avenida Libertador Bernardo O´Higgins, principal avenida de la ciudad que suelen llamar Alameda, llegué al Cerro Santa Lucia. Una experiencia que tenés que vivir. Tenés que ver los excelentes y modernos vagones del metro pero lo impresionante son las pinturas y murales que decoran las estaciones de las estaciones Universidad de Chile, La Moneda y Estación Central. La experiencia de subir a la Gran Torre Santiago, dejame decir que en los primeros pisos creo tienen el más amplio y lujoso centro comercial del país. Este es el primer rascacielos de Chile y constituye la torre más alta de Suramérica. Las decenas de museos, como el Museo Nacional de Bellas Artes el más antiguo de América Latina, el Museo Nacional de Historia Natural y el Museo de Artes Decorativas. Y no podés dejar de visitar a alguna de las bodegas diseminadas en el Valle del Maipo, la zona vinícola más antigua de Chile.

También debés conocer su oferta gastronómica, diseminada por la ciudad. Donde encontré los mejores restaurantes fue en el Barrio Lastarria. En el interior del país debes visitar Valparaíso,  conocida como la joya del Pacífico, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Llamativa por sus cerros tapizados de coloridas arquitecturas, empinadas escaleras. Otra ciudad encantadora que conocí, ubicada al norte de Chile, es Iquique que cautiva con sus playas de arenas blancas y oleaje suave. Inolvidable el Parque Nacional Torres del Paine en el sur de Chile con sus tres enormes torres de granito. Reconocido como Reserva Mundial de la Biosfera por la Unesco.


Otros destinos que pueden interesarte