COLOMBIA


Colombia es alegría, música y colores, es vida desde cualquier punto que lo mirés. En tu llegada a ese país por supuesto que debés visitar Bogotá, su capital, te sorprenderás por la grandiosidad de las colecciones y el alto nivel de las exposiciones de los museos del barrio La Candelaria. Personalmente disfruté la visita a El Museo del Oro, el Museo de Santa Clara y el Museo Nacional. Allí tenés además, la posibilidad de degustar los excelentes platos tradicionales de los muchos restaurantes de ese barrio. Así como sus dulces tradicionales. En este mismo barrio son llamativas las tiendas de venta de producción artesanal de oro. Cerca de Bogotá está Zipaquirá poblado tradicional. Allí visité la Catedral de Sal. Extraordinaria y enigmática obra pues se trata de una iglesia construida dentro de una mina de sal.

La región donde viene el famoso café de Colombia debés visitarla. Lo llaman el Eje Cafetero, verás de cerca las plantaciones y todo el proceso de producción hasta el empaque del grano molido. Disfruté en el Caribe Colombiano mi estadía en dos ciudades emblemáticas Santa Marta y Cartagena. En la primera visité el Parque Nacional Natural Tayrona, uno de los más bellos que podés visitar en tu viaje a Colombia. Se trata de un Parque Nacional Natural que atrae tanto por su flora y fauna como por sus fabulosas playas. Visitá las tres más lindas que son Playa Cristal, el Cabo San Juan de Guía y La Piscina. Te asombrará la belleza de Cartagena. Es impresionante su ciudad amurallada.
Entré allí y me traslade a los siglos de creación de Cartagena y época en que fue amurallada. Fue declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en 1984. También podés recorrer Getsemaní, donde me quedé alojándome en un hotel construido a partir de una antigua casa colonial. Me lucia tranquilo, menos agitado y resultó económico. Aquí no podés perderte de una visita al Callejón Angosto de Getsemaní, quizá la calle más alegre de toda Cartagena cubierta de sombrillas de colores.

Otros destinos que pueden interesarte