MARRUECOS


Viajar y disfrutar de Marruecos es mucho más distinto de lo que todos nos imaginábamos ¿sabías que también tienen montañas con nieve? Así de atractivo y diverso es este país en el que debes conocer sus espectaculares ciudades imperiales, sus playas paradisíacas, desiertos, el Atlas y las ruinas romanas. Todavía puedo sentir en mi paladar sus comidas, son fabulosas.

Se come muy bien. Es una combinación exótica derivada de sus raíces religiosas con influencia mediterránea. Recomiendo sin temor a equivocarme el Tajine de pollo con limón; también puedes ir a la Plaza Jamaa el Fna de Marrakech y probar los platos de los puestos de la calle, son una tradición que no podés pasar por alto. Única recomendación, evita alimentos crudos y consume agua embotellada. Debes saber que el clima es seco pero no agobiante, de hecho la temperatura la puedes llevar mejor si viajas en primavera u otoño porque no hace demasiado calor, mejor aún si podés ir en julio porque es temporada baja y es posible conseguir alojamientos más económicos e incluso alquiler de coche a mejor precio.

Dentro de este curioso país podés movilizarte a través de tren entre las principales ciudades, o usar los autobuses turísticos que te muestran los sitios más atractivos. También por supuesto podés contratar un paquete con una agencia de viaje que ofrezca los traslados o rentar un coche. Si vas a conducir, debes saber que en líneas generales las calles están bastantes bien pero las horas de manejo pueden resultar largas y agotadoras, además recuerda respetar las normas de tránsito. Hacé como yo y dedica cada vez que puedas unas horas a caminar entre sus angostas calles y sentirás la amabilidad de su gente, el arte de su vida, la paz y tradiciones milenarias que hoy día siguen vive allí entre sus antiguas casas.



Otros destinos que pueden interesarte